SITO XII

HOLA. Parece mentira, pero ya se ha pasado otro mes. Para quien tenga otras rutinas quizás no haya sido muy cambiante, pero para los habitantes de este bosque los cambios han sido vertiginosos.

Me hubiese gustado contaros que la meteorología ha sido normal, pero hemos vuelto a tener “rarezas”, valores que, aunque no imposibles, si son muy poco usuales. Este mayo, el protagonista ha sido el calor; ¡mucho calor!, y seguro que lo habéis padecido. En el Hayedo de Montejo ha supuesto 28,1ºC de máxima y que el día 23 la mínima haya sido de 12,2ºC.

El resultado no podría ser otro: los vegetales se han vuelto un poco locos. Yo, que me fijo mucho, no paro de sorprenderme de que aparezcan a la vez flores de principio de primavera junto a otras de verano bien avanzado. El suelo ha estado cada vez más moteado del blanco de aliarias, arenarias, saxífragas y sanículas; del amarillo de ranúnculos, celidonias y dientes de león, del rosa de los geranios y del azul de verónicas, aguileñas y acianos.

Diente de león (Taraxacum officinale)
Nomeolvides (Myosotis arvensis)

Pero de este último color, a mí la que más me gusta es la minúscula nomeolvides, quizás porque, como ave diminuta que soy, mi tendencia es a admirar lo pequeño.

Los matorrales también han estado floridos. El brezo morado pasó el relevo al blanco, las retamas, negra y blanca, los codesos y los cambrones. Todos los claros se han ido tiñendo de blanco y amarillo. Y desde mediados de mes se les ha sumado el morado cantueso.

Brezo blanco (Erica arborea)
Claro en el hayedo

Los árboles se han dejado engañar por la bonanza del tiempo. Las hayas un poco menos, la verdad, que ya os conté que en abril no habían acabado de despertar. Poco a poco, han ido desplegando su follaje, endureciendo las ramillas terminales y engrosando y oscureciendo todas las hojas. El resultado es un desconcertante juego de luces, con sombras impenetrables bajo las hayas y deslumbrantes claros.

Los melojos también se han dejado engañar un poco. Mis antepasados siempre contaban que hasta entrado junio no brotaban. Pues a mediados de este mayo ya despuntaban sus hojas, primero rojizas y luego verde claro. A finales de mes, ya estaban todas desplegadas. Afortunadamente, las heladas tardías han respetado este desarrollo.

Hoja nueva de melojo (Quercus pyrenaica)

La fauna también avanza en su ciclo vital. Algunos pajarillos están acabando de criar su primera pollada y trasiegan por su territorio en una estresada búsqueda de alimento. Es mi caso, aunque mi profesión me haga tener más reparos. Resulta que no paro de oír a los educadores del Hayedo que en mi pequeño bosque se llevan inventariadas noventa y seis especies de mariposas diurnas, el TRIPLE que en todo Reino Unido. Si casi me da reparo capturar larvas, que ya sabéis que toda mariposa, antes, ha sido una oruga. Pero es pensar en mis ocho pollitos y se me pasa, que no hacen más que reclamar comida.

Mosca de las flores (Volucella elegans)

Tantas horas de caza dan para muchas pruebas, aunque a mí sólo se me dan bien los insectos no demasiado grandes y que se muevan más despacio que yo. He intentado atrapar a las moscas de las flores, que hacen eso tan espectacular de cernirse, quedarse absolutamente inmóviles en el aire, casi siempre en el borde de un claro soleado. Pero su inmovilidad es engañosa, ya que al menor movimiento (con esos ojazos múltiples no hay quien las sorprenda), desaparecen de mi vista.

Y os dejo con una rareza, una orquídea que ha comenzado a florecer, cómo no, un poco pronto. La escasísima nido de pájaro, es una flor parásita (por eso no es verde), que aparece en los suelos de bosque, sobre todo de hayedos.

Nido de pájaro (Neottia nidus-avis)

Hasta el mes que viene,

Sito. Junio de 2022

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Sito XI

HOLA: Aquí me tenéis de nuevo. Pero muy liado; no me da la vida para mucho más que alimentar a mi prole. Aun así, he sacado un ratillo para contaros las novedades del Hayedo.

Me había propuesto no volver a hablar del tiempo, pero es que nos ha condicionado también el mes de abril: nevó a primeros, llovió a mediados, volvió a nevar algo la segunda quincena… Y tampoco hemos tenido calor y sí fuertes heladas la primera semana y temperaturas “verdaderamente primaverales” el resto. Por todo ello se ha seguido retrasando la primavera. Hasta el punto de que sólo al final de la segunda quincena comenzaron a brotar las hayas pequeñas y finalizó el mes con los grandes ejemplares sin haber roto aún las yemas. Eso se parece bastante a como era antaño, antes de que el clima se trastocase del todo y las hayas estén brotadas ya a mediados de abril.

Pero otros árboles y arbustos de mi bosque han seguido despertando. Me han llamado la atención y mucho los cerezos, en flor por toda la ladera y desde mediados de mes. Afortunadamente para los comedores de fruta, las nevadas no han dañado demasiadas flores. Sus primos los endrinos también han estado en flor, éstos en los claros algo más soleados. Y el brezo morado, que tanto se adelantó, está con un fin de floración casi normal.

Persistentes han sido las hepáticas, que aún siguen en flor en muchos rincones. Y comienza ya el esplendor del resto. Violetas, primaveras, dientes de león, botones de oro, celidonias, candiles… han ido cubriendo muchos rincones, progresivamente más altos, en la ladera. Y los últimos días de mes las aliarias y las saleps se han incorporado a esta alegría florida.

He seguido viendo y oyendo a un sinfín de pajarillos forestales. En este mes, dos llaman mi atención: el agateador común, rebuscando cada rincón de troncos y paredes. Y los chochines, que ya tienen muchos nidos en los que entran constantemente con gusanos. 

Pero la estrella de este mes ha sido el papamoscas cerrojillo, que se ha enseñoreado de todas las cajas nido de la entrada. Es otra especie que, junto con las hayas, no puede disimular el cambio climático, porque lleva años adelantando su llegada desde África. Oí al primer macho el día quince y han ido ocupado toda la Senda del Río. El resto de pajarillos forestales hemos continuado con nuestra tarea de cría.

Y si marzo fue el mes de las aves, abril lo ha sido de los reptiles. Desde el principio de mes han sido cada vez más frecuentes, sobre todo tomando baños de sol. Culebras de escalera, alguna víbora, unos pocos lagartos verdinegros… Pero en este grupo, el protagonismo ha sido para las lagartijas roqueras. En los claros más soleados han ido excavando sus nidos, en los que han depositado sus huevos.

Algunos son saqueados por culebras, tejones o incluso zorros, pero muchos siguen con actividad. Porque quien piense que todos los reptiles son progenitores descuidados se equivoca. Las lagartijas serranas cuidan de sus nidos y en muchas ocasiones sacan los huevos en momentos de excesivo calor para volver a introducirlos cuando la temperatura es óptima. Yo creo que se debe, como pasa con los cocodrilos, las tortugas y más reptiles, a que el calor determina el sexo de la prole y a la naturaleza no le interesa que toda una generación tenga el mismo sexo.

Me despido, pero no sin compartir la historia que nos contaba mi madre en el nido. Luego me he enterado que está basada en la fábula de Esopo que explica nuestro nombre y el crestón amarillo de nuestra cabeza:

Una antigua leyenda cuenta por qué el reyezuelo es el rey de las aves. Se disputaban entre todas ese honor ante el dios sol y acordaron que la que volase más alto sería proclamada soberana de los pájaros. Como en una carrera, comenzaron a volar al tiempo, ascendiendo rápidamente hacia el cielo. Empezaron a destacarse las que tienen el vuelo más potente y resistente a la vez: el halcón, el águila calzada, los milanos. Pero el águila real pronto dejó a todas atrás y siguió ascendiendo como una flecha. Cuando ya se agotó, segura de haber consolidado su apellido, comprobó sorprendida cómo uno de mis ancestros, aprovechando su pequeño tamaño, había volado con ella escondido en su plumaje. Por tan solo el cuerpo del reyezuelo, acabó la carrera por encima del águila, que pagó cara su soberbia. El sol le otorgó a mi antepasado el título de rey de las aves y le distinguió con uno de sus rayos sobre la cresta, que todos los reyezuelos heredamos.

Un saludo y hasta primeros de junio,

Sito. Mayo de 2022

Publicado en El rincón de Sito | Etiquetado , | Deja un comentario

Sito X

Hola de nuevo. Resulta que en marzo, la meteorología ha vuelto a ser noticia. Y no solo aquí, que seguro que donde vivís también ha sido fuente de conversación.

Os dejé hace un mes diciendo que la primavera, desafortunadamente seca, estaba lanzada. No está siendo así por ahora. Las esperadas lluvias llegaron, y aquí han sido generosas, 145 l/m2 en marzo. En otros lugares han provocado inundaciones, pero aquí han sido muy bienvenidas.

Y también han resultado extrañas, porque en más de una ocasión hemos tenido una lluvia de barro. Mis colegas periodistas de las televisiones nos han
saturado con ese fenómeno, la calima, el polvo del Sahara en suspensión que aunque conocido, no deja de llamarnos la atención, sobre todo cuando es tan al norte.

Lluvia de barro

Polvo en suspensión

En lo que respecta a la vida en mi bosque, marzo ha sido el mes de las aves. Mis congéneres han ido poniendo el Hayedo en “modo primavera”. Os lo explico: empiezan a ser menos frecuentes las aves de invierno. Como la garza real, que se ha avistado mucho hasta este mes río arriba y río abajo, pero cada vez es menos frecuente.
Ahora aparecen pájaros más estivales. Algunos solo migran de forma parcial, como los petirrojos, que han subido de los pueblos y de otras zonas más cálidas a reproducirse en el Hayedo.

Petirrojo (Erithacus rubecula)

Y el resto cambiamos de comportamiento. Algunos de mis parientes reyezuelos, atolondrados, se dejan ver de cortejo por toda la Senda del Río, incluso por los visitantes humanos. Los mitos han deshecho sus
grupos invernales y empiezan a alimentarse y a buscar emplazamiento para el nido por parejas. En cada rincón del robledal y del Hayedo se oye sin parar el chichipán de los carboneros y el chichiriichiriichuaaaar de los herrerillos. Los arrendajos no paran con sus graznidos, ni los trepadores azules con su inconfundible tui. Por cierto, estos gamberros se han peleado con mis hermanos, con todos los pequeños insectívoros e incluso con los picapinos.
En un tronco de roble muerto, al lado del Haya de la Pata de Elefante, están cerrando con barro la entrada de un viejo nido de picapinos, señal inconfundible de que quieren criar en él. Y buscando por el Jarama al mirlo acuático descubrí hace unos días un congénere poco habitual por aquí, un andarríos (Actitis hypoleucos) que remontaba la ribera izquierda con su particular zigzagueo.

La lluvia y los días nublados (aunque haga frío, el sol directo “espabila” a muchas plantas) y cierto frío a finales de mes, parece que han frenado brotaciones y floraciones. Veía con preocupación cómo muchos árboles y arbustos estaban adelantando su actividad, pero parece que ha habido tregua.

Sí han seguido floreciendo las plantas de ras de suelo, esas que si lo dejan para más tarde no tienen suficiente luz porque les hacen sombra las hojas.

Azafranes serranos, violetas (en el Hayedo hay al menos cuatro especies diferentes), hepáticas, margaritas… tesorillos escasos y difíciles de encontrar entre la hojarasca que anticipan próximos esplendores. La hepática (Hepática nobilis), que no hay que confundir con otras hepáticas muy diferentes que abundan en las zonas encharcadas, es también de esas especies que tienen flores de dos colores, morado y blanco, pero no en el mismo ejemplar.

Hepática (Hepatica nobilis)

Aceitera (Meloe proscarabaeus)

Mariposas y otros invertebrados también han detenido su fenología. He seguido viendo limoneras y otras mariposas, pero muchas menos que en febrero. Ya he observado la primera aceitera de esta temporada, la “metálica” Meloe proscarabaeus.

Y andando rápidamente por un tronco (se me escapó por poco) al extraordinario ácaro de terciopelo rojo, un increíble miembro de la familia de los Trombídidos.

Y termino con una de las novedades que más alegría me ha dado, el Jarama, que ha vuelto a ser ese río cantarín de montaña. No es que hubiese perdido todo su caudal, pero había bajado tanto que anticipaba mal verano. Lluvias y nieves le han devuelto su aspecto primaveral.

Río Jarama

Un saludo y hasta que acabe abril,

Sito. Marzo de 2022

Publicado en Blog, El rincón de Sito | Etiquetado , | Deja un comentario

Banco de semillas participativo RBSR

Queridos hortelanos:

Ahora que se va acercando la fecha de doblar el riñón en la huerta, os animamos a solicitar semillas autóctonas o adaptadas de la RBSR y amadrinar alguna de las variedades en mayor riesgo de conservación. Como siempre, el objetivo es sembrarlas en vuestros huertos para incrementar los fondos de simientes del Banco de Semillas Participativo.

Si os parece que alguna variedad es interesante para el Banco, aunque no esté contemplada en el listado, os agradeceríamos que nos la hicieseis llegar.

El listado de semillas lo podéis consultar en los tablones de información de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón o en el blog de la RBSR: reservadelabiosferasierradelrincon.wordpress.com

Las semillas podéis solicitarlas en nuestro correo: dinamización.rbsr@gmail.com

Muchas gracias por todo y ¡BUENA COSECHA!

Publicado en Banco de semillas participativo, Blog | Etiquetado | Deja un comentario

Sito IX

Hola de nuevo. Acabé mi última crónica hablando de la meteorología y con ella vuelvo. No sé si os parece, como a mí, que este mundo se está volviendo loco. Los fríos “normales de enero” dieron paso al calor. Os parecerá exagerado que hable de calor, pero en un bosque cuya parte más baja está a 1250 metros de altitud, que en febrero casi no hiele es sinónimo de calor. Y de la lluvia ya ni hablamos. Literalmente, porque ha brillado por su ausencia. Basta decir que en los dos primeros meses de año han caído sólo 35 litros por metro cuadrado. Aunque falta un poco para que llegue la primavera, eso es, más o menos, la décima parte de la precipitación de un invierno “normal”

Con esas condiciones era de esperar que los seres vivos de mi bosque también se desquicien un poco. No es raro que, en los días soleados de febrero, a poco que me quede quieto, sorprenda a las lagartijas roqueras tomando baños de sol. Y cuando oyen algún ruido todas se esconden, pero basta con tener un poco de paciencia para verlas aparecer entre las rocas o los troncos.

Lagartija roquera (Podarcis muralis)

Tampoco es extraño en este mes que los azafranes moteen de lila los claros. De lila, de morado y a veces de blanco, que hay mucha variedad de colores y algunos son albinos.

Azafrán Serrano (Crocus carpetanus)

Lo que ya no es tan normal es que los insectos proliferen todos los días. Las limoneras son muy tempraneras, pero es que ya he visto una buena cantidad de ortigueras, auroras, vanesas… ¡Las mariposas diurnas están alborotadas! Y tampoco han faltado los abejorros, como los habituales bombus y las negras con reflejos morados xylocopas, los abejorros carpinteros. ¡Pero si mis hermanos ya persiguen a las moscas! Ya os digo que no me ha extrañado que se empiecen a ver, sino la variedad, la cantidad y que sea a diario.

Mariposa limonera (Gonepteryx rhamni)
Brezo morado (Erica australis)

Y algunos vegetales también empiezan demasiado pronto su actividad. En las partes soleadas, algunas matas de brezo morado empiezan a florecer.

De momento no son demasiadas las plantas que se adelantan, pero de seguir así brotarán pronto. Y seguro que, como otros años, las heladas tardías se las harán pasar mal. Debéis saber que para muchas plantas leñosas perder las hojas es un duro revés. Sin hojas no sobreviven y si una helada tardía congela su follaje, tienen que utilizar muchas reservas para producir hojas de emergencia. Con ello se complica su floración, su crecimiento o incluso su tamaño, porque a veces tienen que abandonar parte de sus ramas al no poder alimentarlas todas. En árboles muy viejos, estas dificultades les quitan años de vida.

Haya de la trompa de elefante (2009)

Me despido ya. Aunque los trepadores más viejos pronostican próximos fríos y lluvias, a mí me parece que la primavera está ya lanzada. Todos los pajarillos forestales están en celo y llevamos varios días en que los mirlos no paran de llenar el robledal con sus aflautados cantos. 

Sito. Febrero de 2022

Publicado en El rincón de Sito, Sin categoría | Etiquetado , , | Deja un comentario

SITO VIII

En estos nueve años, mi bosque ha experimentado bastantes cambios. Algunos son terribles, como que caiga un gran árbol o algunas de sus enormes ramas. Tenéis que saber que ese triste acontecimiento es algo habitual en un bosque antiguo como el mío. No pocos robles centenarios o hayas de parecida edad han acabado en el suelo, casi siempre por los vendavales de invierno.

Otras veces, una gran nevada tiene efectos parecidos. Y ya sé lo que estáis pensando, que la famosa Filomena causó también estragos por aquí. Os puede parecer mentira pero no fue así, aunque nevó casi tanto como en la capital. Ocurre que hayas y robles están adaptados a casi cualquier inclemencia del invierno. Pero sí ha sido trágica la nevada de mediados de noviembre, que pilló a muchos árboles con hojas y ¡esas sí que recogen nieve! Árboles y ramas enormes han acabado en el suelo. 

Poco antes tuve una desgracia que me afecta directamente. Una gran rama del Roble del Río, junto a mi casa, se desplomó una noche. En esta ocasión la lluvia y el viento hiceron que se agrandase rápidamente una grieta y el peso hizo el resto. El vecindario está revuelto, porque aunque en la nueva rotura encontramos no pocas larvas, descubrimos que lo que queda en pie amenaza ruina, con largas brechas en las ramas. Desde entonces siempre pienso, cuando veo un grupo en la Senda del Río, que quizás sea el último que admire así mi casa.

Otros cambios de estos años han sido para bien. Dos cosechas de hayucos han germinado y ha aumentado el número de jóvenes hayas en el suelo del bosque. Muchas se helarán o se secarán, pero como no se pisa fuera del camino, el resto podrá irse incorporando al arbolado del bosque. Y algo parecido está pasando con los robles, melojos, cerezos, acebos… Poco a poco van aumentando su número.

Y aumentar el número de árboles es lo que hicieron las integrantes más jóvenes de la Casa Real. Las dos Altezas Reales, junto con muchos jóvenes de su edad, plantaron este verano cinco hayas y un tejo en La Plaza, cerca del Haya de la Roca, en su primer acto oficial en solitario.

Hablando ya de cuestiones de actualidad, enero está siendo frío. Pero frío de verdad. Hemos estado más de 15 días con fuertes heladas, de hasta 8º bajo cero. En las zonas más umbrías se ha ido acumulando la escarcha y pareciera que allí hubiese nevado. Todas las salpicaduras del río han ido formando gruesas costras de hielo y en las zonas húmedas, los cristales de hielo levantan la primera capa de suelo hasta 10 cm

Pero nada comparado con otros inviernos legendarios. Como el de 2012, cuando el Jarama se congeló por completo y las vacas andaban por encima sin tan siquiera hacer huella.

Y lo que tiene ser especies de montaña, no hemos parado ni con estos hielos. Mientras busco comida, distingo a los bandos de mitos desplazándose por los robles, a los machos de carbonero común que creo que ya empiezan  a reclamar su territorio y a la garza acechando truchas en el borde del Jarama. Pero no toda la actividad es nuestra, de las aves. Desde aquí alcanzo a ver un azafrán serrano ya florecido.

Y me despido hasta el mes que viene, que intento retomar mi crónica de forma mensual.

Un fuerte abrazo.

Sito. Enero de 2022

Publicado en Blog, El rincón de Sito | Etiquetado , | Comentarios desactivados en SITO VIII

Resumen fenológico del mes de mayo

El mes de mayo en la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón (Comunidad de Madrid) se ha caracterizado por un aumento de la temperatura. Es un mes lleno de cambios climatológicos entre unos días y otros. Así tuvimos días altamente calurosos y algunos días con nevadas en las cumbres más altas e incluso granizo como la tarde del jueves 2 mayo. En este mes también se aprecia mucho contraste entre las temperaturas del día y las de la noche.

Pese a las lluvias caídas en el mes de abril el campo estaba ya muy seco. Las escasas lluvias de mayo no han sido suficientes para mantener los arroyos y charcas con agua.

En cuanto a las aves ya han llegado todas las especies invernantes africanas. Ya podemos ver al Águila calzada, el Halcón abejero, bandos de abejarucos, milanos negros y que llenan el cielo con sus vuelos y cantos. Algunas aves ya están incubando y recogiendo materiales para hacer sus nidos. Otras como la Cigüeña blanca ya tienen los primeros pollos. El nido situado sobre la torre de la iglesia de Montejo de la Sierra ya tiene 3 pollos. También podemos observar a decenas de especies de mariposas posándose sobre las flores de los campos y caminos. El lagarto verdinegro ya toma el sol sobre los viejos troncos de haya y la culebra de agua se deja ver en las orillas del río Jarama. Las ardillas no paran de recorrer los bosques de pinos silvestres en busca de alimento para alimentar a sus crías.

Sobre la vegetación, terminan de crecer las hojas de las primeras   hayitas nacidas de hayucos silvestres caídos el año pasado. El Majuelo o espino albar ya tienen flores. Los Rebollos ya han formado sus hojas. Los piornos, cantuesos y peonias  ya florecidos dan al paisaje una nota de color. Los acebos hembra no tienen ninguna baya roja (semilla) los mirlos, zorzales y otras especies de aves se las han comido todas.

Fenologico 1

Los vecinos de los pueblos empiezan a ver como en sus huertas asoman los brotes de todas las especies plantadas hace unas semanas. Se planta todavía alguna variedad tardía. Los chotos y potrillos nacidos hace un mes pacen al sol entre la hierba llenando el campo de vida. A finales de mes muchos vecinos ya han segado los campos de hierba con el fin de guardarla para el invierno.

En cuanto a las temperaturas de este mes de mayo. La mínima del mes con -5 grados correspondió a la madrugada del domingo día 5 y la máxima fue el jueves día 30  con 24,8 grados.  Como podéis apreciar hay una marcada amplitud térmica entre el día y la noche. Ahora despedimos el mes de mayo con unas temperaturas excesivamente altas, síntomas del calentamiento global y pensando en junio y en la necesidad de nuevas lluvias que nos permitan tener un verano más tranquilo en todos los sentidos.

Fenologico2

 

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

DÍA DE LA TIERRA

Arbol1

El pasado 11 de abril «Los Guardianes de Biodiversidad» del Colegio Ángel Gómez de Andrés y de la Casita de niños de Montejo de la Sierra junto con madres de familia y personal técnico del Ayuntamiento de Montejo celebraron anticipadamente el día de la tierra plantando 6 árboles en la calle Casa del Agua de Montejo.

Dia de la tierra

Como en plantaciones anteriores, contamos con la presencia de Rafael De Frutos Brun que nos acompañó durante toda la actividad y que plasmó en un emotivo texto lo vivido en este día.

Dia de la tierra 2

Muchas gracias Rafa por dejar constancia de tan importante día:

«DÍA DE LA TIERRA

Hay eventos en la vida diaria, que hacemos sin que nos preocupemos de dejar constancia de ellos y después de algunos años, nos pesa no saber cuándo hicimos tal o cual cosa de nuestra infancia que querríamos saber cuándo se hizo, quien lo hizo, donde se hizo, o quien lo propuso; eso es lo que queremos hacer hoy dejando un humilde escrito  de un hecho que se ha producido en Montejo en el día de hoy. Promovido por la reserva de la biosfera, el Ayuntamiento, la consejería de medio ambiente, el colegio Ángel Gómez de Andrés y la casita de los niños de Montejo se ha celebrado el día de la tierra.

Para ello hemos contado con la colaboración de los niños -as del colegio mencionado y puntualmente a las once de la mañana han acudido los pequeños con su profesoras Yolanda y Sara al frente, sus educadoras, las madres y por supuesto los educadores ambientales de la reserva que han hablado a los niños del momento que se iba a vivir y los beneficios que producen las plantas a la naturaleza. Tanto los niños los acompañantes han escuchado con mucha atención la charleta y han contestado a algunas preguntas.

El lugar elegido el camino de la casa del agua (margen izquierdo) entre las callejas del Hoyo y la de las Matosas, junto a la acequia del riego.

Podemos decir que además de ser un éxito ha sido una fiesta, porque los niños-as han disfrutado de lo lindo y consecuencia de ello los mayores también. Los árboles plantados han sido: Aliso, Abedul. Haya, Maillo, Nogal y Mostajo, los peques se han divido en grupos de tres siendo estos los nombres de los protagonistas Eloy, Zoel, Emma, Carmen, Itziar, Víctor, Elena, Gael, Hugo, Yago, Liv, Audrey, Mateo, Máximo, Dani y Luis.

Sin que ellos lo sepan han sido los protagonistas de este acontecimiento, que sus madres y profesores que les contaran que el día 11 de abril de 2019, Montejo tuvo más árboles y vosotros fuisteis los protagonistas. Este aficionado a juntar letras os invita desde este escrito a que tengáis amor a la naturaleza y cuidéis siempre las plantas. Seréis felices, estaréis orgullos y podréis contar que en vuestra infancia en Montejo, plantastéis unos árboles. Montejo os lo agradece y os damos las gracias».

               Rafael de Frutos Brun

Montejo de la Sierra 2019

 

Publicado en Guardianes de Biodiversidad | Deja un comentario

El Equipo de la Reserva de la Biosfera de la Sierra del Rincón os desea Feliz Navidad

unnamed (1).jpg

Publicado en Felicitación de Navidad | Etiquetado | Deja un comentario

Primavera en la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón

Así va la primavera en la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón
Pulsa sobre el siguiente enlace para descargar el pdf.
DSC_1117 (2)
IMG_20180415_171325_051
Baño de Bosque - copia
131972_10150122086830420_6335497_o
134937_10150122086905420_1753428_o
Mirador
IMG-3637
Publicado en Comunicaciones | Deja un comentario